científicos británicos desarrollan un tejido para regenerar el corazón a partir de células madre

haciendo garabatos


Un equipo de investigación del Reino Unido ha logrado desarrollar tejido de válvulas cardíacas a partir de células madre extraídas de la médula ósea, un avance que, de tener éxito en las pruebas con animales, podría utilizarse en pacientes humanos en un periodo de entre tres y cinco años.

Liderado por el profesor de cirugía cardíaca Magdi Yacoub, del Imperial College de Londres, los científicos han conseguido crear un tejido cardiovascular que funciona de la misma forma que las válvulas de los corazones humanos, según ha informado el rotativo británico The Guardian.

Para tal fin, se ha reunido a un equipo de químicos, biólogos, ingenieros, especialistas en células y clínicos de universidades de todo el mundo que han trabajado durante 10 años en el centro de investigación cardíaca del hospital londinense Harefield para ver cómo funciona cada pieza del corazón humano.

La complejidad de un órgano completo

Desarrollar tejidos sustitutivos a partir de células madre es una de las principales metas de la biología, porque la creación de órganos enteros a partir de las propias células madre del paciente evitaría el rechazo al encajar genéticamente. Hasta ahora, los científicos se habían limitado a cultivar, a partir de las células madre, tendones, cartílagos y vejigas, pero ninguno de esos tejidos tienen la complejidad estructural de un órgano completo.

El profesor Yacoub señala que su equipo ha dado un paso significativo hacia el objetivo de lograr desarrollar un corazón completo a partir de células madres, lo que, según el científico, es un “proyecto ambicioso pero no imposible, que podría alcanzarse en unos 10 años”.

Por el momento, la creación de tejido de válvulas de corazón evitaría al paciente tener que someterse al trasplante de válvulas artificiales, que, en el caso de los niños, hay que cambiar conforme van creciendo y que en los adultos exige administrar fármacos durante toda la vida para prevenir las complicaciones.

Proceso físico y químico

Mediante un doble proceso físico y químico, los científicos han logrado primero hacer que las células madre extraídas de la médula se convirtieran en células de válvulas cardíacas. Luego han colocado estas células en andamiajes de colágeno, lo que ha permitido a los expertos cultivar discos de tejido de válvula cardíaca de tres centímetros de ancho.

Dicho tejido se colocará primero en animales, probablemente ovejas y cerdos, a finales de año para comprobar su funcionamiento como parte del sistema circulatorio, y, de tener éxito, podría implantarse en humanos dentro de tres o cinco años, según el director del proyecto.

Desarrollar un fragmento de tejido de la dimensión adecuada a partir de las células madre del paciente requerirá alrededor de un mes, pero Yacoub sostiene que la mayoría de gente no necesitará un tratamiento individualizado ya que habría a disposición de los pacientes un banco de tejidos procedentes de distintas células madre que servirían para unos u otros.

referencia, 2/4/2007 14:20 h, SEGÚN ‘THE GUARDIAN’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: