Jethro Tull’s Ian Anderson – Barcelona (Palau de la Música) 06febrero2013, Crónica del concierto

thick_as_a_brick

ian anderson

samudra también estaba allí (samu+pau)
Cita ineludible para los fans de la MÚSICA con mayúsculas en Barcelona. Y nada menos que el Palau de la Música para recibir a uno de los grandes del rock progresivo, IAN ANDERSON. El líder de JETHRO TULL aprovecha muy bien los espacios de silencio de su banda, se ha plantado en España para presentar en cuatro ciudades su álbum Thick As a Brick 2: Whatever Happened To Gerald Bostock?(2012), continuación del mítico Thick As a Brick (1972), de JT.

Más de 2.000 personas albergaban el Palau, que mientras aún llegaban los rezagados se puso en marcha… sin darnos cuenta. Un par de minutos pasadas las 9, la banda que acompaña a Anderson se subió al escenario con unas gabardinas que confundieron un poco a los presentes. No fue hasta que empezaron a interactuar con el público cuando éste se dio cuenta de que el espectáculo había empezado ya, y sin casi tiempo para digerirlo, se encendió una pantalla en el centro y se apagaron las luces. El propio Andersondisfrazado de psiquiatra nos daba la bienvenida (un detalle, subtitular los  vídeos).

Tras la intro, el mítico rockero se plantó en un lateral del escenario, con su guitarra, y tras cantar las primeras estrofas de Thick As A Brick part 1, se colocó en el medio, entre la banda. El espectáculo estaba dividido en dos partes, una para cada Thick As a Brick, y al estilo de lo que ha hecho Roger Waters con The Wall, aunque con mucho menos presupuesto (obra conceptual, pantallas, “teatro”…). La primera pues, a los dos temas de más de 20 minutos de la obra de JETHRO TULLEl cosquilleo que invadía a los presentes cuando Anderson dejó apoyada su guitarra, se convirtió en aplausos y ovaciones cuando cogió su flauta, y regaló el primer solo con su instrumento favorito. Hay pocos artistas que saquen tanto rendimiento a un instrumento que no lleve 6 cuerdas, y Anderson es un de ellos.

La principal sorpresa de este espectáculo es que contaba con la presencia de un actor, Ryan O’Donnell, en un papel un tanto forzado, sobre todo en la primera mitad. Cantaba las partes de Andersoncuando este estaba ocupado con la flauta. El papel de O’Donell resultó un poco forzado, sobre todo en la primera parte, y desviaba a menudo la atención del público. No porque hiciera sombra al carisma y talento del protagonista, pero sus continuos paseos entre la banda no terminaban de ser verosímiles.

Por supuesto, el flautista más famoso del rock acapara las miradas, y daba la sensación de que él quería devolverlas todas. Se esfuerza en mirar a cada una de las butacas y a los ojos del que las ocupa, haciéndoles sentir parte del show. Sobreactúa cantando, pero lo hace de miedo. Y con su edad (65 años) es encomiable la energía que derrocha sobre las tablas. Aún pone la piel de gallina sosteniéndose sobre su pierna derecha, y moviendo la izquierda al compás de la música.

Como anécdota, en una de las proyecciones simularon una conexión por Skype con Anna Phoebe, en la que “se unía” a los músics con su instrumento. La violinista londinense no ha podido unirse a la gira por maternidad.

Pese a ser menos conocida su último trabajo, encandiló a Barcelona. Thick As a Brick 2: Whatever Happened To Gerald Bostock? está al nivel de las grandes de Anderson, incluida su predecesora. Y el hecho de interpretarla con la banda que la grabó, dotó al segundo acto de mayor energía. La banda (magnífica) se dedicó a tocar, dejando más de lado el aspecto teatral (lo que incluía a O’Donnell), y el Palau se calentó más. Aún así, esta vertiente más teatral no se perdió. E actor siguió interpretando varios personajes, ¡e incluso el líder bailó sin instrumentos!

Destacaron del segundo Thick As a Brick los temas Upper Sixth Loan Shark / Banker Bets, Banker Wins, que consiguió que el público acompañara con palmas, y Old School Song, que fue todo un recital deAnderson… y del guitarrista Florian Opahle.

Para los bises, el bueno de Ian reservó una sorpresa final. Nada menos que el Locomotive Breath, del mítico Aqualung (1971). La ovación, que duró minutos, fue bien merecida.

Un concierto de alto calibre, y uno de esos espectáculos que no sólo merecen la pena, sino que probablemente sean irrepetibles. Por la energía de Anderson, el fin de su carrera (en JETHRO TULL y por su cuenta) no parece cerca, pero es difícil que volvamos a ver en un sólo concierto estas dos obras maestras. Así que hay que sentirse afortunados.
_____________________________________________________________________

 Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)

Fuente: el lado oscuro de la luna

Ian Anderson, sombra

Setlist de Jethro Tull’s Ian Anderson en Barcelona

Thick As a Brick, part 1
Thick As a Brick, part 2
From a Pebble Thrown
Pebbles Instrumental / Might-Have-Beens
Upper Sixth Loan Shark / Banker Bets, Banker Wins
Swing It Far
Adrift and Dumbfounded
Old School Song
Wootton Bassett Town
Power and Spirit / Give Till It Hurts
Cosy Corner / Shunt and Shuffle
A Change of Horses
Confessional
Kismet in Suburbia
What-ifs, Maybes and Might-Have-Beens
Locomotive Breathe

enlaces relacionados:

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: