Archive for the ‘para leer’ Category

la contra de la vanguardia (sábado , 12enero2013)

12, enero 2013

foto: Kim Manresa

Swami Satyananda Saraswati, maestro de vedanta

Eres lo que eres cada instante; los años sólo duelen cuando los has perdido. Nací en Barcelona y me fui hace 30 años a la India. ¿Quiere conocerse? Empiece por apagar la tele y encenderá su cerebro. Cada día millones de personas mueren sin saber quiénes son: no sea una más

Y usted quién es?

El Amiguet, de La Contra: quedamos en que vendría hoy.
No le he preguntado ni su nombre ni dónde trabaja, sino… ¿quién es usted?

Me he leído su aventura en la montaña sagrada de Arunachala y en Cachemira…
Muy bien, pero ¿quién es usted?

Si se pone así… Pues no sé quién soy.
Ya es un paso admitirlo. Yo lo di hace 37 años. Me fui a la India. No quería ser una más de los millones de personas que mueren cada día sin conocerse.

Otros muchos viven así tan ricamente.
No son conscientes de quiénes son y por eso tampoco han conocido a nadie. Viven las vidas de otros: consumen productos ajenos; trabajan para otros; votan a otros…

Y engrosan las audiencias de televisiones de otros… ¿Quiere vivir más y mejor? Empiece por apagar la tele y encenderá el cerebro.

La tele relaja y hace compañía.

… No se relajará olvidándose, sino descubriéndose. Y cuando se conozca de verdad a sí mismo, jamás volverá a sentirse solo, porque usted es su mejor compañía, y cuando no necesite distraerse, ni entretenerse, ni que le distraigan ni entretengan, verá cómo otros acuden a su lado a disfrutar de su paz.

¿Cómo empiezo?
Dese tiempo para indagar en su interior y empezará a adquirir una saludable distancia de lo que no es usted, sino sólo sus circunstancias, sus ambiciones, sus miedos…

Yo pensaba que soy yo precisamente por mis atributos y mis circunstancias.
Si va penetrando en su interior a través de esas capas -edad, nación, empleo, cargos, propiedades, clase social…-, verá que usted no es la suma de todas ellas, sino al revés: usted es lo que queda al trascenderlas.

¿Y si no me gusta eso que queda?
Su ambición y su odio; sus pasiones y mezquindades son como las de todos, pero su esencia es única en el universo. Al descubrirla podrá sentirse al fin libre sin depender de nadie. ¡Verá qué tranquilidad y qué goce!

¿Cómo encontrarme?
A encontrarse no se enseña, se aprende. Los primeros pasos son racionales y puedo explicárselos como técnicas de concentración, pero se quedarán sólo en eso si después no logra transformarlos en una experiencia, una vivencia que te colma.

Dice usted…
Lo experimento en mí mismo y he sentido esa alegría en los maestros, los swamis.

¿El bienestar se contagia?
Igual que el ambicioso o el envidioso contagian su eterna insatisfacción a los demás.

No dice nada nuevo: en el templo de Delfos ya se leía “Conócete a ti mismo”.
Y ya hace 2.000 años que Sócrates fue al mercado y se maravilló: “¡Cuántas cosas que no necesito!”. La mística universal ha seguido los métodos de autoindagación del vedanta milenario. Y siguen sirviendo.

Algo así también enseña la Iglesia.
Yo no predico una fe; ni le pido que crea en nada. Pero sé que si persigue el dinero…

No me pida un duro, que voy de cráneo.
… La admiración de los demás: ¡que le quieran! Nunca tendrá bastante. Porque esos deseos no son usted.
¿Quién soy yo?

Sólo usted puede descubrirlo si se da tiempo. Quienes quieren que se lo dedique a ellos le dirán que lo pierde, pero usted se irá dando cuenta de que lo está ganando.

¿No me aburriré?
Aprenderá a recoger los sentidos y aquietar la mente. No intente concentrarse en cada idea que le asalta, deje que pasen; que lleguen y se vayan, y observe el inmenso silencio que está detrás de todo pensamiento.

¿Sin hacer nada?
A medida que profundiza en su introspección notará que su respiración se vuelve lenta y profunda y que va entrando en un espacio interior mucho más amplio.

¿Cómo lo aprendió usted?
Descubrí el yoga en Barcelona en 1975 y sentí que removía algo en mi interior: leí el Bhagavad Gita y me transformó y a los 20 años -hace 37- me fui a la India, aprendí sánscrito y empecé a estudiar el vedanta…

Tiene usted buen aspecto: mi madre diría que de no haber trabajado mucho.
Vivo.

¿De qué vivía?
Los hindúes nos alimentaban a los yoguis de la montaña sagrada de Arunachala. La India se te abre si tú te abres a ella.

Seguro que pasó hambre.
Alguna austeridad. Pero sólo con la presencia de mi maestro me reconfortaba.

¿No se había fumado ni bebido nada?
La meditación no altera la conciencia, sino que la potencia y ensancha. Inténtelo.

Yo tengo la suerte de trabajar.
Tome distancia y reflexione: no viva la vida de otros. No persiga lo que los demás decidan que usted quiere: no sufra por triunfar el triunfo que otros deciden. Sea usted.

¿Y si no sirvo para meditador?
Usted puede ser el más ansioso y alocado de los hombres, pero también en su interior está el más juicioso, calmado y feliz. Dese tiempo y se encontrará.

Del instante estante

En Arunachala los hindués ofrendaban a Satyananda (que ya no usa su nombre catalán) alimentos que el yogui descubría al interrumpir días de meditación. Aquí, si un tipo raro extranjero y medio desnudo permaneciera absorto durante catorce horas frente a un portal, los vecinos asustados llamarían a la Guardia Urbana, que se lo llevaría a pegarle una ducha y a alimentarlo en el comedor social. Nuestra cultura deplora la contemplación, así que no se impaciente si la tele del vecino le impide concentrarse. Una joyita del swami -la primera en catalán- de filosofía hindú esencial, L’hinduisme, le ayudará a encontrarse al descubrir el instante estante entre pensamientos.

Leer más: http://www.lavanguardia.com/lacontra/20130112/54360792252/la-contra-swami-satyananda-saraswati.html#ixzz2HlpfLakT

el padre de osho (entrevista)

10, septiembre 2012

image

Durante una inusual entrevista en los años setenta, el padre de Osho le cuenta a Sarjano sobre la infancia del “pequeño Mohan” y cómo fue que él tomó sanniás.

Devateerth Bharti tiene la expresión inocente y adusta de un campesino mediterráneo. Cuando es inocente, se ve como un niño napolitano precozmente envejecido, y cuando está adusto se ve como un ícono bizantino.

Se levanta todas las mañanas a las 4 en punto, y medita solo y en silencio hasta las siete. Para moverse se apoya de un bastón, a pesar de que su cuerpo se ve todavía muy ligero, como el cuerpo de un muchacho.

A veces tengo la idea de que el peso que lleva y que lo fuerza a usar un bastón, ¡es la carga de tener semejante hijo!

El misterio de su relación con su hijo siempre me ha sorprendido mucho, porque él nunca habla de ello, no lo menciona; tampoco ha reclamado derechos especiales. Aparece todas las mañanas junto con su esposa y sus hijos en el discurso del Maestro, donde siempre se sienta por la fila 15, nunca tan cerca, ni tan lejos, y se sienta ahí totalmente inmóvil, sin jamás cambiar de expresión, a lo sumo inclina la cabeza por un momento, hasta que el Maestro deja de hablar.

Hay algo indiferente y trágico en su námaste hacia el hijo en el momento en que se retira al final del discurso; se levanta lentamente y regresa a la Casa de Francis, donde vive junto con toda su familia.

La familia, que incluye a primos, sobrinos, y una variedad de otros familiares, crea una pequeña y pintoresca tribu dentro del ashram. Ellos tienen su propia cocina, desde donde en todo momento el aroma del té, mezclado con el olor del chapatis, por lo que el lugar parece una isla antigua y pastoril en medio de la tendencia cosmopolita y tecnológica de la comuna.

Por lo tanto, su vida funciona de una manera patriarcal y rural: la primera posición de la mesa del comedor le pertenece, y la primera palabra es su derecho, a pesar de que nunca ejerce este privilegio; si realmente tiene que responder a alguien, a menudo se limita a una sonrisa o a una mirada silenciosa.

Todas las tardes, justo antes de la puesta de sol, se va a dar un largo paseo entre los árboles de Koregaon Park, usualmente en compañía de unos pocos miembros de su familia. Como todo lo demás, este paseo también lo hace en absoluto silencio, y cuando se encuentra con algunos sanniasins indios, él se dirige a ellos con un námaste en silencio mientras que la mayoría de la gente se inclinan humildemente a tocar sus pies, homenaje que él recibe sin inmutarse, como si todas estas manifestaciones no estuvieran dirigidas particularmente a él.

Después de la caminata, la familia entera se reúne hasta la hora de la cena para escuchar música india, o para bailar algunos kirtans en el amplio salón de la casa, el cual se transforma en una habitación llena de gente durante la noche.

Si algún sannyasin occidental llega a la puerta por curiosidad o porque se siente atraído por la música, siempre es Devateerth quien invita con una sonrisa que él o ella entre y participe en los bailes. La capacidad de los sanniasins indios de abandonarse a sí mismos al baile hasta llegar a un estado de éxtasis es casi único y extraordinario, y miran con una mezcla de curiosidad y compasión a aquellos occidentales que se aventuran en el baile con algunos pasos de discoteca y un gran control mental.

Después de la cena, siempre compuesta de arroz y lentejas, junto con algunos chapatis y un poco de Bhaji, la tribu fija una docena de colchones en el salón y todo el mundo se va a dormir.

Me fue muy vergonzoso el preguntar a Osho si podría entrevistar a sus padres, pero su respuesta fue, como siempre, firme: “Puedes hacer lo que quieras, no hay necesidad de preguntarme… ¡y llévate a Maitreya contigo como tu traductora!”

Y así es como, lleno de curiosidad y asombro y un montón de emociones, que un día me encontré al frente de la puerta de Francis House con Maitreya, una antigua escritora india y ex miembro del parlamento, que el Maestro me la había sugerido como intérprete, puesto que sus padres solamente hablan Hindi y Marathi. Una vez en frente de ellos, soy capturado por una emoción incontenible, ya que estas dos personas, más allá de la iconografía popular y las indistintas imágenes creadas por las películas o los carteles religiosos, se ven como José y María debieron haberse parecido, con la diferencia de que estos últimos nunca reconocieron la iluminación de su hijo, ni jamás se volvieron sus discípulos.

Están sentándose al frente de mí en silencio; emanan una inmensa paz sin ninguna clase de preguntas y respuestas, lo cual me avergüenza aún más, hasta el punto que ahora todas mis preguntas y toda mi curiosidad parecen muy ridículas. Frente a esta gracia no sé ya desde dónde empezar, el silencio es tan intenso y dulce, tan lleno de significados y respuestas secretas que nunca seré capaz de revelar… y es tan difícil romper este silencio.

Dice él: “Nuestro pequeño Mohan (nombre original de Osho) fue un niño totalmente normal, como todos los demás, y no había nada extraordinario en él, nada fuera de un comportamiento normal para un niño de esa edad. Hasta la edad de siete años estuvo viviendo con su abuelo, quien era un hombre rico, pero después de su muerte vino a quedarse con nosotros, y empezamos a proporcionarle personalmente con algo de educación, y a enseñarle cómo leer y escribir. Incluso en esto era un niño normal, no era particularmente un genio, quizás sólo un poco más dinámico que los demás niños, más inquieto, lo cual parece estaba creando problemas con nuestros vecinos… o al menos esto es lo que decían.

En casa nunca creaba ningún problema, y a menudo no notábamos su presencia, ya que era tan tranquilo y silencioso, pero afuera ¡debió haber sido una verdadera plaga! Para decirte la verdad, siempre había algunas personas que llegaban a quejarse de él, diciendo que era un mal chico y muy cruel también, porque siempre estaba argumentando con todos; peleaba con otros niños, y se burlaba de todo el mundo en su cara, a menudo con alguna broma pesada que solía llamarlo como ‘mi trato especial’, y encima de esto, hasta se burlaba de las autoridades del pueblo, ¡de modo que finalmente volvía loco a todo el mundo! Sin embargo, para nosotros todo esto nunca ocurrió, y siempre estábamos sorprendidos de todas estas quejas.

Sólo imagínate que le he dado una paliza sólo una vez en toda mi vida, y esto pasó porque él sólo tenía diez años y había regresado en la mitad de la noche, sin siquiera informar a nadie. No le pregunté dónde ha estado, pero le pegué porque nuestro pacto fue muy claro: durante el día era libre de hacer cualquier cosa que le gustaba, pero antes de la noche se suponía que debía volver a casa dentro de una determinada hora, como cualquier otro niño jaina que se retira antes de que oscurezca.

P.: “Entiendo que la religión de la familia era el Jainismo… ¿el pequeño Mohan fue respetuoso con la tradición?”

R.: Cuando era niño realmente no la practicaba, pero tampoco criticaba la religión de la familia; incluso a veces nos acompañaba al templo espontáneamente por su cuenta, pero siempre me pareció que se aburría. Sin embargo, durante su año escolar se hizo cada vez más crítico con respecto a todas las religiones, y fue muy influenciado por el comunismo, empezando a utilizar palabras muy duras acerca de cualquier religión, incluido el jainismo.”

P.: “¿Sus críticas expresaban un auténtico sentimiento religioso? ¿Una verdadera búsqueda por la verdad? ¿O venían de un punto de vista marxista, como la ‘religión es el opio del pueblo’?”

R.: “Eso es exactamente lo que decía, y todo el tiempo, justo por eso mismo! Se había vuelto un marxista, pero se estaba limitando a sí mismo a ser un teórico, un ávido estudiante de Marx, Lenin, Hegel; pero creo que nunca se había convertido en un militante, también porque nuestro pueblo no ofrecía mucho espacio para la política activa.”

P.: “Estuviste decepcionado por la elección de tu hijo, de su ser crítico hacia la religión? ¿solías juzgarlo negativamente, como un rebelde de algún tipo?”

R.: “En aquel tiempo India aún estaba bajo el dominio británico y toda nuestra familia era de espíritu nacionalista, por una independencia revolucionaria, e incluso mi hermano fue a prisión por esta idea. Por lo tanto, la política era un hecho común en nuestra familia, y eramos personas de mente abierta, no una de esas familias ortodoxas, cerradas y reaccionarias. Por lo tanto, su opción política no nos molestó en absoluto, porque él ya era una persona muy rigurosa, de absoluta sinceridad, y era claro para todos de que él sabía muy bien lo que estaba haciendo…”

P.: “Muchos jóvenes cuando dejaron sus hogares para ir a la universidad tienden a separarse de sus familias, y a vivir por sus propias cuentas. ¿Era también este el caso con el joven Osho?”

R.: “No, cuando él asistió a la universidad siempre venía a vernos. Estaba profundamente unido a su familia, y nunca expresó ningún deseo de separarse de nosotros; incluso cuando obtuvo su doctorado y empezó a enseñar en lugares alejados, regularmente se embarcaba en un largo viaje sólo para pasar algunos días con toda su familia. Nos mostró la misma actitud respetuosa y cariñosa que tuvo en su infancia. Todos los veranos venía a pasar sus vacaciones en su pueblo nativo, y siempre fueron encuentros hermosos.”

P.: “¿Cuándo empezó a darse cuenta de que tenía un hijo que era un poco especial, por así decirlo?”

R.: “A lo largo de sus días en la universidad pareció nos pareció perfectamente normal, a pesar de que haya mostrado ser muy inteligente y brillante… habría sido imposible no notarlo, porque en aquellos días de la India, los oradores eran muy solicitados, y por eso habían buenos discursos públicos; era común tener algunos debates con dos oradores opuestos el uno al otro, con el ganador escogido por aclamación abierta. Además, nuestro hijo estaba ganando un debate tras otro, y había logrado una inmensa reputación, ¡pero nunca pudimos haber imaginado lo que iba a seguir después!

“Teníamos ambiciones muy normales para él, que se convirtiera en un buen abogado, o un profesor… pero luego, una vez que obtuvo su doctorado en filosofía, regresó a casa y pasó cuatro meses desempleado, hasta que un día, a través de algunos conocidos, fue invitado a llevar a cabo una serie de conferencias en una gran universidad. Fue allí donde se hizo evidente que sus discursos resultaran ser tan fascinantes, tan embriagadores, que pronto el Aula Magna ya no era suficiente para contener a todos los estudiantes y profesores que asistían a esas reuniones. En algún momento se hizo necesario desplazar a toda la gente al aire libre, al patio de la universidad, el cual siempre estaba lleno de gente incluso cuando llovía. Para entonces los estudiantes y los profesores se postraban delante de él, como si fuera un gurú de algún tipo, ¡y sólo tenía 25 años!

Todas nuestras preocupaciones con respecto a su futuro desaparecieron completamente cuando el Ministro de Educación se reunió con él, y le dijo cuánto lo sentía de que ese año en particular todos los profesorados ya se hubieran anunciado, y si él quería enseñar en alguna universidad tendría que esperar por el próximo año. Pero mi hijo le dijo que si un Ministro era sincero con su elogio y realmente lo quería, podría encontrarle un trabajo incluso al día siguiente; y así fue como obtuvo su primer trabajo. Pero como no había nada más disponible, fue asignado como profesor de Sánscrito en el Colegio Raipur, ¡a pesar de que fue galardonado en filosofía! He escuchado de muchas personas que nunca antes se ha enseñado el sánscrito con una gran profundidad y embelesamiento…”

P.: “¿Alguna vez le habló acerca de su experiencia de la iluminación que ocurrió cuando tenía 21 años?”

R.: “No, ¡nunca me dio ninguna señal sobre eso! Solo varios años más tarde llegué a saber que mi hijo había declarado durante un discurso en Mumbai estar iluminado, y oímos eso mientras estábamos cenando con un tío, quien estaba hablando de eso como uno de los rumores que estaban circulando sobre Osho, ¡y ninguno de nosotros estábamos muy interesados! Pasaron muchos años antes de que escuchara esta historia de nuevo, pero en realidad sentí de que mi hijo ya no era mi hijo, de que había trascendido su ser, y me di cuenta de eso sólo en el momento en que tomé sanniás de él.”

P.: “Cuando Osho empezó a tener discípulos en Mumbai, iniciándolos al sanniás, ¿él todavía estaba en contacto con su familia? ¿Llegaste a saber sobre eso por él directamente?”

R.: “En realidad el empezó a dar sanniás en Manali, en las faldas del Himalaya, y nos enteramos de eso a través de los demás ya que nunca teníamos una oportunidad de visitarlo ahí. Sin embargo, estábamos felices de saber que su movimiento espiritual estaba creciendo, que los discípulos estaban llegando desde todas partes del mundo. Todo esto fue para nosotros una fuente de gran felicidad… ¡a pesar de que aún no era claro para nosotros lo que trataba todo esto! Y qué decir de mí, que he sido el último miembro de la familia en pedir sanniás de mi hijo. Él nunca me invitó a tomar sanniás, ya que nunca invitó a nadie de nuestra familia, y creo que a nadie en el mundo; simplemente estaba en silencio para que cada uno de nosotros llegara a estar listo, con nuestro propio tiempo e intención.

Mi esposa me había invitado muchas veces para que tome sanniás de él, pero siempre solía responder que no estaba mentalmente preparado para eso, incluso si a veces iba a escuchar sus discursos, ¡pero nada más! Incluso participé en algunos de sus Campos de Medidtación, pero me tomó más de dos años decidir por esta aventura, hasta que un día en 1975… Estaba aquí en esta habitación, había luna llena en el cielo, y al amanecer estaba sentado en meditación como de costumbre, cuando de pronto mi cuerpo empezó a temblar y agitarse por sí mismo, y esto continuó por un par de horas. Finalmente, cuando retomé los sentidos, mis hijos me preguntaron qué es lo que estaba pasando, y les dije que lo que había estado esperando durante años me acaba de estar sucediendo; alguien decidió informarle a Osho, y a pesar de que solo eran las cuatro de la mañana, lo despertaron para decirle los sucesos más recientes. Después de unos minutos apareció en mi cuarto, y me incliné ante él y le toqué los pies… y Osho mismo se inclinó y tocó mis pie, así que de nuevo me incliné y toqué sus pies una vez más, echándome a llorar sin control, y en ese momento le pidió a Laxmi, su secretaria en aquel tiempo, para que le entregara el mala, y una vez que tuvo el mala en sus manos lo colocó alrededor de mi cuello como una corona de amor… y así es como me volví en un sanniasin.

Al día siguiente Osho me envió algunas túnicas naranja por medio de mi hija Niklam, y mi nuevo nombre: ‘Devateerth Bharti’.”

P.: “¿Aún tiene algún tipo de relación personal con Osho?”

R.: “Ahora ese sentimiento ya no existe. Ahora ya no hay ningún padre y ningún hijo. Ahora soy un discípulo y él es mi Maestro.”

enlace relacionado:

canto al sentido común y a la responsabilidad

19, agosto 2012

disfrutenlo, … apliquenlo, … compartanlo:

– si llegó, salude.
– si se va, despídase.
– si abrió, cierre.
– si encendió, apague.
– si ensució, limpie.
– si desordenó, ordene.
– si compró, pague.
– si le prestaron, devuelva.
– si prometió, cumpla.
– si no sabe, no opine.
– si opino, hágase cargo.
– si debe usar algo que no es suyo, pídalo.
– si desconoce como funciona algo,  no lo toque.
– si rompió, repare.
– si no sabe arreglar, busque a quien sepa.
– si no sabe hacerlo mejor, no critique.
– si no puede ayudar, no moleste.
– si ofendió, discúlpese.
– si no sabe que decir, cállese.
– si no es asunto suyo, no se entrometa.
– si no es suyo, devuélvalo.
– si es gratis, no lo desperdicie.
– si le sirve, trátelo con cariño.
– si no puede hacer lo que quiere, trate de querer lo que hace.
– si le molesta a usted, no permita que afecte a otros.
– si puede ser amable, séalo. siempre se puede.
– si puede ser responsable, séalo. siempre se puede.
– si puede ser agradecido, séalo. siempre se puede, también.
– si ama, dígalo.
en definitiva, si puede y hace bien, hágalo.
y si le gustó, cópielo.

belleza reflexiva (11agosto2012)

11, agosto 2012

82 sabios consejos de Gurdjieff a su hija para transitar por el camino de la Vida

22, junio 2012

gran filosofía de vida…

  1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
  2. Termina siempre lo que comenzaste.
  3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
  4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
  5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
  6. Trata a  cada persona como si fuera un pariente cercano.
  7. Ordena lo que has desordenado.
  8. Aprende a recibir, agradece cada don.
  9. Cesa de autodefinirte.
  10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
  11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
  12. No desees ser imitado.
  13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
  14. No ocupes demasiado espacio.
  15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
  16. Si no la tienes, imita la fe.
  17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
  18. No te apropies de nada ni de nadie.
  19. Reparte equitativamente.
  20. No seduzcas.
  21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
  22. No hables de tus problemas personales.
  23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
  24. No establezcas amistades inútiles.
  25. No sigas modas.
  26. No te vendas.
  27. Respeta los contratos que has firmado.
  28. Sé puntual.
  29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
  30. Habla sólo lo necesario.
  31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
  32. Nunca amenaces.
  33. Realiza tus promesas.
  34. En una discusión ponte en el lugar del otro.
  35. Admite que alguien te supere.
  36. No elimines, sino transforma.
  37. Vence tus miedos,  cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
  38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
  39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
  40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
  41. Transforma tu orgullo en dignidad.
  42. Transforma tu cólera en creatividad.
  43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
  44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
  45. Transforma tu odio en caridad.
  46. No te alabes ni te insultes.
  47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
  48. No te quejes.
  49. Desarrolla tu imaginación.
  50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
  51. Paga los servicios que te dan.
  52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
  53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
  54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
  55. Nunca contradigas, sólo calla.
  56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
  57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
  58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
  59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
  60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
  61. No conserves objetos inútiles.
  62. No te adornes con ideas ajenas.
  63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
  64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
  65. Nunca te definas por lo que posees.
  66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
  67. Acepta que  nada es tuyo.
  68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
  69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
  70. No mires con disimulo, mira fijamente.
  71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
  72. En el lugar en que habites consagra  siempre un sitio a lo sagrado.
  73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
  74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
  75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
  76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
  77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
  78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
  79. No te jactes de aventuras amorosas.
  80. No te vanaglories de tus debilidades.
  81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
  82. Obtén para repartir.

No está mal para empezar…

la contra de la vanguardia (viernes, 22junio2012)

22, junio 2012

Bernardo Stamateas, psicoterapeuta familiar, teólogo y sexólogo

“Emparéjate porque eres feliz…, no para ser feliz”

Tengo 47 años. Nací y vivo en Buenos Aires. Soy psicólogo. Estoy casado y tengo dos hijas, de 15 y 20 años. No tengo ideología política. Creo en la divinidad de Jesucristo. Juego al ajedrez, toco el clarinete y leo. Te contratan por tus capacidades. . . , ¡y te despiden por tu carácter!

Qué es una emoción?
Lo que sientes en cada momento y situación.

¿Y una emoción tóxica?
No la dominas: te domina.

¿Puedo dominarlas?
Puedes elegir cómo sentirte en cada momento: ¡es sabiduría emocional!

¿Usted jamás grita o rompe cosas?
No.

¿No se enfada nunca?
Sí, ¡pero el enojo es terapéutico! Lo patológico es la conducta violenta. Yo dejo que el enojo llegue… y se largue, sin alterarme.

¿Cómo lo consigue?
Podría explotar, implotar… o hablar: “Esto me ha enojado”, verbalizo, y lo comparto.

¿Y ya está?
¡Nos curamos hablando! Nos enfermamos aislados y nos curamos en compañía.

A veces quiero estar solo…
Que te escuchen te cura, pero que te escuchen bien, con los ojos: “¡Mírame!”, le pides a alguien que quieres que te escuche.

Es cierto…
En el yo-tú dejamos de ser invisibles. Y lo importante aquí es el guioncito: ¡es lo que nos da existencia!

Deme un ejemplo de emoción tóxica.
Sentir miedo ante un león y salir corriendo es sano. Lo mismo ante un mosquito… es desproporcionado: ¡es un miedo… tóxico!

¿Qué aconseja?
Controlar los pensamientos. Si piensas “¡Tengo que gustar a todo el mundo!”, acabarás ansioso y angustiado. Un pensamiento puede provocar mil muertos…

¿En qué está pensando?
“Este barco no lo hunde ni Dios”, se pensó del Titanic. Y pusieron pocos botes salvavidas. ¡Las ideas tienen poder, pueden matan! Incluso el amor se tiñe de las ideas…

¿Existe el amor para toda la vida?
¿Qué idea acoges? Lo que hay en el mapa (mente) lo verás en el territorio (afuera).

La crisis: ¿empieza en el mapa?
Una sacudida nos conviene. A ver: tú mismo tienes que agendarte tu felicidad.

Enséñeme a agendar, si le place.
Resérvate tres momentos cada día para alguna felicidad: caminar, tomar algo con un amigo, contar unos chistes… ¡Como prioridad! Y si luego te queda tiempo…, trabaja.

Y si ese trabajo me da gusto, ¡ideal!
Indicio: si mientras trabajas sientes desvanecerse espacio y tiempo, ¡buena señal!

¿Algún consejo para conseguir trabajo y conservarlo?
Tener esto presente: te contratan por tus capacidades y te despiden por tu carácter.

¿Qué quiere decir?
¡Que el trato con los demás es determinante! Si tienes bien armonizadas tus emociones, eso se nota… y todos querrán tenerte cerca. ¡Fuera emociones tóxicas, pues!

¿La envidia, por ejemplo?
Si quiero lo que tienes tú (y quiero que tú lo pierdas), soy un envidioso.

¿Es muy grave? Todos hemos sentido envidia alguna vez…
Denota una mentalidad de escasez: crees que no hay para todos de eso que envidias.

¿Y cómo se derrota a la envidia?
Piensa que hay abundancia de todo, que hay de todo para todos… Y ya está. Más aún: piensa que si el otro tiene algo, es señal de que tú también lo vas a tener. ¡Piensa así!

Interesante.
¡Alégrate del bien del otro! A veces Dios regala bendiciones a los demás… para estudiar tu reacción: ¡si te alegras por el bien ajeno, lo atraes! Si te disgustas…, lo alejas.

Si te va bien, eso me beneficia.
Sí, pues nadie nos roba ninguna bendición. Y nadie llega a ningún sitio a solas: ¡Messi es buen jugador por el equipo en que juega!

Hábleme de otra emoción tóxica.
Los celos: miedo a que otro me robe lo que tengo… porque es alguien mejor que yo. Denota baja autoestima, claro. Otra cosa es la celotipia: ¡tengo la certeza de que mi pareja me engaña! Por eso la mato y me suicido.

¿Cómo limpiar emociones tan tóxicas?
Revalorizando tu capital interno.

¿Cómo se hace eso?
Todos mantenemos un diálogo interno con una hinchada: o bien lo hacemos como equipo local (y nos animan) o como visitante (y nos insultan). ¡Elige tú: sé el equipo local!

De acuerdo, símil comprendido.
Todas las batallas se ganan por anticipado… dentro del corazón. Lo determinante no es lo que otros te dicen desde fuera, sino lo que tú te dices desde dentro.

¿Seguro?
Fíjate: si te dicen que eres mal periodista, sólo te dolerá si tú crees lo mismo; pero si sabes que eres bueno, ¡no te afectará!

Hay quien siente que los demás están siempre faltándole al respeto.
Lo que tienes dentro lo escuchas fuera.

¿Cómo puedo vencer la ansiedad?
Piensa en lo peor que podría pasarte: ¿perder el trabajo?, ¿no tener para comer?, ¿morirte? Y búscale tres soluciones… ¡y respira!

¿Cuál es su agenda del bienestar?
Camino una hora cada día. Hablo. Hago lo que me gusta. Y planifico sueños, ilusiones.

¿Y cómo encaja aquí la pareja?
Tu felicidad no viene nunca del otro. Si pretendes hacer feliz al otro…, seréis infelices. Si pretendes que otro te haga feliz…, seréis infelices. ¡Nadie puede hacer feliz a nadie!

Qué panorama, ¿no?
Un panorama despejadísimo: tu felicidad o infelicidad es decisión tuya y sólo tuya. No te emparejes para ser feliz: emparéjate porque eres feliz. Y ama: mima al otro.

Emociones tóxicas

Stamateas perora con entusiasmo, seguridad y convicción: brillante orador, enfervoriza grandes auditorios hablando de emociones. Su libro Gente tóxica se convirtió en superventas mundial, y ahora llega Emociones tóxicas / Emocions tòxiques (Ediciones B), con pistas para desactivar angustias, ansiedades, insatisfacciones, enfados, envidias, miedos, vergüenzas, depresiones, frustraciones, culpas, celos… y otras emociones ponzoñosas. Abro al azar: “Cuanto más pienses en algo, más será parte de tu realidad: así, en vez de pensar ‘dejaré de pensar en esta idea negativa’, ¡sustitúyela por otra positiva!”. No es mal resumen, y estimula: no puedes dominar tu entorno, pero sí tu mente y tu conducta.

carta enviada por un español a su amigo que se fue a vivir a EE.UU.

31, mayo 2012


Un Español le envió a un amigo, que se fue a vivir a  EE.UU., un email con esta pregunta:

Dime querido amigo…¿Por qué somos tan pobres los españoles, comparados con los norteamericanos?

Ésta fue su respuesta desde EE.UU.:

“Hola amigo mío, cómo se nota que los árboles no te dejan ver el bosque…

¿Cómo puedes llamarte pobre, cuando…?

– Eres capaz de pagar por un litro de gasolina más del triple de lo que pago yo.
– Te das el lujo de pagar tarifas de electricidad, de teléfono y móvil un 80% más caras de lo que me cuestan a mí.
– Pagas comisiones por servicios bancarios y tarjetas de crédito, el triple de lo que aquí nos cuestan.
– Por un coche que a mí me cuesta 2.000 dólares, tú puedes pagar el equivalente a 20.000 dólares.

¿Por qué eres pobre, me preguntas? ¡Tú sí puedes darte el gusto de regalarle 18.000 dólares al gobierno y nosotros no!

¡NO TE ENTIENDO!

Nosotros, los habitantes de Florida, somos pobres.

Por eso el gobierno estatal, teniendo en cuenta nuestra precaria situación financiera, nos cobra sólo el 2% de IVA (mas otro 4% que es federal; total = 6%) Y no el 16% como pagabáis vosotros los ricos que vivís en España y que recientemente se os ha subido al 18%.

Además, vosotros tenéis “impuestos de lujo” como son los impuestos por gasolina y gas, por alcohol, tabaco, etc. que alcanzan hasta el 320% del valor original. (En la gasolina que pagas, el 70% son impuestos y ahora en Cataluña los habéis incrementado con otro poco para subvencionar la Sanidad )

Y pagáis otros IMPUESTOS como:
Impuesto sobre la renta (sobre el sueldo) IRPF
Impuesto sobre los automóviles nuevos.
Impuestos a los bienes personales.
Impuesto a los bienes de las empresas (IAE)
Impuesto por uso del automóvil (de circulación)

Y dichosos que todavía os dais el lujo de pagar un 18% de IVA por estos impuestos.

Además de todos los trámites y pagos nacionales y municipales (TASAS).

Porque si vosotros no fuerais ricos, ¿qué sentido tendría tener:
Impuestos nacionales, Impuestos autonómicos y también Impuestos municipales, de ese calibre?

¿POBRES? ¿De dónde?

Un país que es capaz de cobrar el Impuesto sobre los beneficios  y sobre tus ganancias y sueldos  por adelantado (mediante retenciones) como España, necesariamente tiene que nadar en la abundancia, porque considera que los negocios de la Nación y de todos sus habitantes siempre tendrán ganancias a pesar de:

Saqueos, asaltos, “mordidas”, sequías, inviernos con desastres, inundaciones, corrupción, saqueo fiscal… Y por supuesto que con todo esto, todos los que trabajan en ese país,  deben ganar MUCHISIMO. Los pobres somos nosotros, los que vivimos en USA y que NO pagamos Impuesto sobre la Renta si ganamos menos de 3.000 dólares al mes por persona (más o menos 2.000 €).  Piensa que un obrero sin cualificar suele ganar unos 2000 dólares al mes.

Vosotros tenéis además:
IMPUESTO SOBRE  LOS BIENES INMUEBLES (I..B.I.)
Impuestos de recogida de basuras.
Impuestos sobre el consumo de agua, gas y electricidad.
Y ahora pagáis impuestos a la SGAE por cualquier equipo reproductor que compréis incluidos los CD’s vírgenes, USB, etc

Y allí pagáis seguridad privada en bancos, urbanizaciones, etc. Mientras que nosotros nos conformamos con la pública.

Allí hasta envíais a los hijos a colegios privados, y mira si seremos pobres aquí en EE.UU., que las escuelas públicas nos prestan los libros de estudio, si no tenemos dinero para comprarlos.

A veces me asombra la riqueza de los españoles que piden un préstamo cualquiera, y son capaces de pagar el 8% mensual de intereses, como mínimo.

No como aquí, que apenas llegamos al 8% anual (generalmente 7.8%), justamente porque NO estamos en condiciones de pagar más.

Supongo que, como todos los ricos, tenéis un auto, y estáis pagando un seguro de entre 200 y 800 euros al año; si te sirve de información, yo pago sólo 245 dólares por año..

Y como os sobra el dinero, sí podéis efectuar pagos anuales en concepto de eso que llamáis IMPUESTO DE CIRCULACION, (aparte de la ITV, zona verde, zona azul, aparcacoches forzosos, etc…) mientras que acá nosotros no podemos darnos esos lujos y pagamos 15 dólares anuales por el STICKER sin importar qué modelo de coche conduzcas; pero claro, eso que vosotros pagais, es para gente de recursos.

¡¡¡ ESO ES SER RICO!!!

Ser rico es tener :
– 86.000 concejales
– 9.000 alcaldes
– 17 presidentes de autonomías
– 1.600 parlamentarios autonómicos
– 350 diputados en Cortes (que no pagan IRPF)
– 300 senadores
– 200 parlamentarios en Estrasburgo
– 600 Asesores presénciales
– 20 ministros y todos sus adláteres; y paradójicamente a menor rango, mayor sueldo.
Hay Alcaldes que ganan más que el Presidente del Gobierno; todo esto para un país tan pequeño como el tuyo.

¡¡¡ ESO ES SER RICO!!!

Vamos, os quedáis todos en ESPAÑA porque sois RICOS.
Somos los pobres como yo, los que nos vinimos a probar suerte a este país.

Bueno, te mando un abrazo y luego me cuentas cómo os va con el nuevo presupuesto, lo que sí es seguro es que os aumentarán más los impuestos.
Pero no os preocupéis, que la inflación negativa os va a compensar…..
Pero bueno eso es lo de menos, cuando se tiene el dinero para pagarlo.

Y ten por seguro que en el próximo discurso le van a dar un tremendo aplauso a vuestro simpático Presidente.

Además eso es lo que hay que pagar por vivir en la 8ª Potencia Mundial, el mejor lugar del mundo y el tercero donde la gente se siente más feliz del planeta.

Un saludo:

Tu pobre amigo, el emigrante que se fue a EE.UU.

la contra de la vanguardia (viernes, 25mayo2012)

29, mayo 2012

Eduardo Galeano, en sus libros confluye la narración, la poesía y la crónica

Victor-M Amela, Ima Sanchís, Lluís Amiguet / Foto: Jordi Roviralta

“Confundimos la grandeza con lo grandote”

Tengo 71 años, pero me siento capaz de nacer de nuevo cada día. Uruguayo. Casado con Elena hace 36 años: ella es un harén. Tengo 4 hijos. Andamos como ciegos en un tiroteo: desconcertados, asustados, y buscando caminos para que este mundo no esté organizado contra la gente

Vivimos para trabajar, ¿qué error hemos cometido?
La economía está al servicio de la industria militar que es el nombre artístico de la industria criminal.

¿El prójimo es el enemigo?
Sí, somos una civilización de soledades que se encuentran y desencuentran continuamente sin reconocerse. Ese es nuestro drama, un mundo organizado para el desvínculo, donde el otro es siempre una amenaza y nunca una promesa.

El miedo nos domina.
Es el pretexto para que esta industria pueda prosperar, porque necesita guerras y enemigos, y si no existen hay que inventarlos. Fíjese en el caso de Nelson Mandela.

El mundo celebra el día que nació.
Pues ha figurado en la lista de enemigos peligrosos para la seguridad de EE.UU. hasta el 2008. Durante 60 años el africano más prestigioso fue un terrorista para el país dominante. ¿Cómo vamos a creer en todo lo que nos cuentan sobre las amenazas terroristas?

¿Somos un gran rebaño de borregos?
Por todos lados aparecen símbolos asombrosos de resistencia y de vida. Lo mejor que tiene la vida es la capacidad de sorpresa.

Sin embargo, vamos tras la seguridad.
Vivimos en un mundo inseguro, no sólo porque podemos ser robados, asaltados… Los coches matan más que las drogas, y el aire que respiramos y los pesticidas nos exterminan. Sólo si nos articulamos para defendernos de un sistema que es enemigo de la naturaleza y de la gente podremos hallar espacios de seguridad.

¿Qué nos hace libres?
Los desafíos que uno enfrenta cada día son los que te abren una rendija para elegir entre la dignidad y la obediencia. Libre es el que es capaz todavía de elegir la defensa de su dignidad en un mundo donde, quieras o no, en algún momento tendrás que tomar partido entre los indignos y los indignados.

Desde niños nos adoctrinan hasta el punto de que nos parece normal lo anormal.
Que el presidente Obama recibiera el premio Nobel de la Paz con un discurso de homenaje a la guerra “justa y necesaria contra el mal” ilustra lo que usted dice.

¿Qué semilla se puede plantar para que la gente sospeche?
Hay que ver al revés las historias que los diarios nos cuentan para poder entenderlas al derecho: Iraq invade EE.UU. porque sus arsenales de armas de destrucción masiva son un peligro para la humanidad. Lo que es verdad, pero este fue el pretexto de los americanos para invadir Iraq y matar a una cantidad ingente de civiles.

¿Cómo averiguar si uno está vivo o es un muerto viviente?
Habrá que preguntarse hasta qué punto soy capaz de amar y de elegir entre la dignidad y la indignidad, de decir no, de desobedecer. Capaz de caminar con tus propias piernas, pensar con tu propia cabeza y sentir con el propio corazón en lugar de resignarte a pensar lo que te dicen.


La mayoría trabaja a contracorazón y termina viviendo una vida que no es la suya por las necesidades materiales, y eso es lo que hace que algunos no se den cuenta de que murieron hace muchos años, la última vez que fueron capaces de decir no.

¿Es una utopía un mundo en el que la gente haga lo que le gusta?
Como dice el patriarca del cine argentino, Fernando Birri, la utopía sirve para caminar. A mí me gusta mucho ver el universo por el ojo de la cerradura.

¿Desde lo pequeño?
Sí, para no confundir la grandeza con lo grandote, una de las confusiones del mundo actual. La grandeza no está en los hechos espectaculares, está en la vida cotidiana.

Hay que endulzarla.
En el manicomio general, los franceses dictaron una ley que era un acto de cordura: ya que tenemos máquinas capaces, tengamos 35 horas de trabajo semanal, pero duró 10 años. ¿Por qué el progreso tecnológico tiene que producir angustia y desempleo?

El 99% de las especies del planeta no viven para trabajar, y no les va tan mal.
Nosotros nos hemos especializado en ser instrumentos de nuestros instrumentos, y somos los únicos capaces de destinar nuestros mejores recursos al exterminio loco. Cada minuto el mundo destina tres millones de dólares a gastos militares y mueren 15 niños de enfermedades curables. ¿Qué clase de especie es esta que dice ser la racional?

¿Qué faceta humana nos destruye?
El conformismo, la aceptación de la realidad como un destino y no como un desafío que nos invita al cambio, a resistir, a rebelarnos, a imaginar en lugar de vivir el futuro como una penitencia inevitable.

Y eso hay que hacerlo en compañía.
Sí, en solidaridad, que es un sentimiento horizontal. La caridad es vertical y no me gusta. Hay un viejo proverbio africano que dice que el que da está siempre por encima de la mano que recibe. De hecho, nuestros antepasados sobrevivieron porque supieron repartir la comida y defenderse juntos.

Pese a ello, somos tan destructivos…
Me imagino un juicio universal a la condición humana de las plantas y los animales, apuntándonos con sus patitas y con sus ramitas y preguntándonos: ¿qué han hecho del mundo?, ¿por qué nos mataron? Qué terrible confusión creernos dueños de la naturaleza.

Átomos e historias

Lo entrevisté a los 60, a los 67 y a los 71 años y lo volveré a entrevistar mientras se deje, porque es una de las mentes más lúcidas y menos pedantes que conozco. Siempre original, su revisión de la historia, que cuenta a través de lo pequeño, ofrece la perspectiva de una sensibilidad que observa lo humano y sus hechos por primera vez. Así rescató la memoria de América Latina en su trilogía Memorias del fuego y siguió con su afilada mirada contándonos en varios libros hechos de pequeños textos sus reflexiones sobre el mundo y los mundos que contiene. Los hijos de los días (Siglo XXI) tiene una historia por día, de enero a diciembre, porque estamos hechos, dice, de átomos y de historias.

enlaces relacionados:

‘Profecía del 2012 será sobre crisis de conciencia’, … según Fernando Malkún

15, enero 2012


Hace quince años, Fernando Malkún, barranquillero de origen libanés, dejó la arquitectura que había estudiado en la Universidad de los Andes, y a la que se había dedicado casi una década, para responderse preguntas que se le atravesaron en su vida. Durante ese recorrido se encontró con la cultura maya y se dedicó por completo a su estudio. Hoy es un experto en el tema, con reconocimiento internacional, y se mantiene de viaje por el mundo explicando el mensaje que esa civilización dejó para los seres humanos.

¿Los mayas dijeron que se iba a acabar el mundo en el 2012?
Se está generando un pánico colectivo absurdo aduciendo que ellos habían anunciado que el mundo se acabaría en diciembre del 2012. No es cierto. Los mayas nunca usaron la palabra fin. Sí anunciaron un momento de cambio, de gran aumento de la energía del planeta, lo que vendría a causar ‘eventos destino’, es decir, definitivos, en la gente.

¿Cuándo va a pasar esto?
No va a pasar: está pasando. Solo que las personas no están juntando todas las piezas del rompecabezas para verlo.

Pero estamos en una ola de cambio como nunca. ¿En qué se percibe, según lo dicho por los mayas?
La profecía anunció que el planeta elevaría su frecuencia vibratoria, lo que es un hecho: esta frecuencia -que se mide con la resonancia Shumann- pasó de 8 a 13 ciclos. Todos los planetas del sistema solar están cambiando. De 1992 a hoy, los polos de Marte han desaparecido un 60 por ciento y Venus tiene casi dos veces más luminiscencia. Llevamos 300 años registrando el Sol, y las tormentas solares más grandes han sucedido en los últimos seis meses. Ha habido un aumento de terremotos del 425 por ciento. Todo está acelerado desde los puntos de vista geofísico y solar. Nuestro cerebro, que irradia sus propias ondas, se afecta por esta mayor irradiación del sol. Esa carga electromagnética es la razón de que sintimos el tiempo más rápido.

Habla de 1992. ¿Por qué ese año?¿qué pasó ahí?
La esencia de las profecías mayas es comunicarnos la existencia de un ciclo de 26 mil años, llamado ‘el gran ciclo cósmico’. Todo, estaciones, meses, días, se ajusta a ese ciclo. Hace 13 mil años, el Sol -igual que ahora- irradió más energía sobre el planeta y derritió la capa de hielo. Esa capa cayó al mar, subió su nivel en 120 metros y sucedió el llamado ‘diluvio universal’. Los mayas dijeron que cuando el sistema solar esté otra vez a 180 grados de donde estaba hace 13 mil años, la estrella polar brille sobre el polo, la constelación de Acuario aparezca en el horizonte y el tránsito decimotercero de Venus se dé.

-lo que sucederá el 6 de junio del 2012- el centro de la galaxia pulsará y habrá manifestaciones de fuego, agua, tierra, aire. Y hablan, en específico, de dos periodos de veinte años -de 1992 a 2012 y de 2012 a 2032- de cambios intensos.

¿Para qué lo anunciaban?
La cercanía a la muerte hace que la gente re piense su vida, la examine y corrija la dirección que lleva. Esto es algo que ocurre solo si algo cerca a ti, o que te pasa directamente, te impacta tremendamente. Es lo que ha sucedido con los tsunami’s, los terremotos, los eventos de la naturaleza que estamos viviendo.

Entonces, sí hablan de muerte.
Hablan de un cambio, de un despertar de la conciencia. Todo lo que está mal en el planeta se está potenciando con el objetivo de que la mente humana se dedique a resolverlo. Hay una crisis de conciencia individual. La gente está viviendo ‘eventos destino’, sea en sus relaciones, en sus recursos, en su salud. Es un proceso de cambio que se basa sobre todo en que se está de velando lo invisible, y está afectando en especial a la mujer.

¿Por qué a la mujer?
La mujer es quien tendrá el poder de crear la nueva era, por su mayor sensibilidad. Según las profecías -no solo mayas, sino muchísimas-, la era que viene es de armonía y espiritualidad. Las cosas que están mal se van a resolver en el periodo que los mayas llamaron ‘el tiempo del no tiempo’, que irá de 2012 a 2032. Desde 1992, el porcentaje de mujeres que ven el aura (seres sanadores) en el planeta ha subido. Hoy, es del 8,6 por ciento. Imagínate que en 2014 sea el 10 por ciento. Significaría el inicio de un periodo más transparente. Esa sería la dirección hacia el cambio no violento.

Pero lo que uno ve hoy es un aumento de la agresividad…
Las dos polaridades están intensificadas. Están abiertos ambos caminos, el negativo, oscuro, de destrucción, de enfrentamiento del hombre con el hombre; y el de crecimiento de la conciencia. Hay varias voces que están poniendo a reflexionar al ser humano respecto de esto. Desde 1992, la información vedada de los gnósticos, los masones, los illuminati, está abierta para que se utilice en el proceso de cambiarse a sí mismo.

¿Todo esto lo dejaron escrito los mayas, así de específico?
No hasta este punto. Ellos dijeron que el sol iba a modificar las condiciones del planeta y que generaría ‘eventos destino’. El sol ha roto todos los récords este año. Los terremotos han aumentado el 425 por ciento. El cambio de temperatura es muy intenso: del 92 para acá ha subido casi un grado, lo mismo que subimos en los 100 años anteriores. Antes, había 600 o 700 tormentas eléctricas simultáneas; hoy se presentan dos mil. Antes se registraban 80 rayos por segundo, hoy caen entre 180 y 220.

¿Cómo sabían ellos que iba a pasar esto?
Tenían una tecnología extraordinaria. En sus pirámides había altares desde donde estudiaban el movimiento del sol en el horizonte. Producían gráficas con las cuales sabían cuándo habría manchas solares, cuándo sucederían tormentas eléctricas. Fue un conocimiento que recibieron de los egipcios, que, a su vez, lo recibieron de sacerdotes sobrevivientes de la Atlántida, la civilización destruida hace 13 mil años. Los mayas perfeccionaron el conocimiento y fueron los creadores de los calendarios más exactos. Uno, llamado ‘la cuenta larga’, termina el 21 de diciembre de 2012, y marca el punto del centro exacto del periodo de 26 mil años. Sabían que vendrían estos cambios y lo que hicieron fue darle esta información al hombre del 2012.

¿Estos cambios solo han sido planteados por ellos?
Todas las profecías hablan de lo mismo. Las hindúes, por ejemplo, anuncian el momento de cambio y hablan de la llegada de un ser extraordinario. Los mayas nunca hablaron de un ser extraordinario que viniera a salvarnos, sino de crecer en conciencia y asumir nuestra responsabilidad.

¿Y si uno no cree en eso?
Creas o no, lo vas a sentir en tu interior. En este momento, la mayoría está viviendo un tiempo de evaluación de su vida. ¿Por qué estoy aquí, qué está pasando, para dónde quiero ir? Basta mirar el crecimiento de la búsqueda de espiritualidad, no de religiosidad, porque la religión no le está dando respuestas a la gente.

¿Su vida personal cambió?
Hace quince años. Era tremendamente materialista. Mi conducta hoy es muy distinta. Me pregunté por qué estaba aquí, para qué, y por razones especiales terminé metido en el mundo maya. Y puedo afirmar que no se trata de falsas creencias para remplazar por falsas creencias. Yo me quité muchas historias de mi mente, aunque aún sigo en el tercer nivel de conciencia, que es el que predomina en el planeta.

¿Quiénes están más arriba?
Hay personas que están en un nivel 4 o 5. Son las menos famosas, de bajo perfil. En un viaje me encontré a un jardinero extraordinario, por ejemplo. Esos seres están en servicio permanente, afectando la vida de muchas personas, pero no de manera pública.

¿Qué tenemos que hacer, según esta teoría?
El universo nos está dando una oportunidad individual para reestructurar nuestras vidas. La manera de sincronizarnos es, primero, no tener miedo, darnos cuenta de que podemos cambiar nuestra conciencia. La física cuántica ya lo ha dicho: la conciencia modifica la materia. Lo que significa que tu vida depende de lo que tú pienses. La distancia entre causa y efecto ha disminuido. Hace veinte años, para que se manifestara algo en tu vida, necesitabas gran energía. Hoy, piensas algo y a la semana está sucediendo. Tu mente lo causa. Lo que debemos es buscar las respuestas, que están ahí.

MARÍA PAULINA ORTIZ REDACCIÓN EL TIEMPO

Nikola Tesla, el hombre que iluminó el mundo

8, enero 2012

Nikola Tesla dominó la corriente alterna, inventó la tecnología de la radio y patentó 700 inventos, incluyendo el control remoto sin cable y las bujías. Pero en 1943, el inventor murió solo en una habitación de hotel neoyorquina de un ataque al corazón, fue una figura marginal y discutida, también en la comunidad científica. Estaba en la pobreza, obsesionado por el número tres, y vio como el Premio Nóbel le era otorgado a Guglielmo Marconi por un invento que él había creado unos años antes.

Las ideas de Nikola Tesla, publicó el New York Times en su obituario, bordearon, a medida que envejecía, y de forma creciente lo que algunos consideraban lo fantástico. El propio Tesla insistió una vez en que el presente es suyo, el futuro es mío.

Ese futuro, al parecer, es ahora. Este año (el 150 aniversario del nacimiento de Tesla) el Aeropuerto Internacional de Belgrado será renombrado Aeropuerto Nikola Tesla. En la orilla canadiense de las Cataratas del Niágara, se destapará una estatua en honor del hombre cuyo trabajo permitió la construcción de la primera planta hidroeléctrica del mundo. Y a comienzos de este mes, científicos de todas partes del mundo reconocerán su obra en conferencias en Serbia, Croacia, Australia, Canadá y los Estados Unidos.

Tesla es también el científico loco preferido por los amantes del underground. Aparece en novelas, en juegos, en una ópera y en un manga japonés, y es el protagonista de varias canciones; incluyendo algunas que le dedicó una popular banda metal de los ochenta que se llamaba como él.

Al llegar la medianoche del 9 de Julio de 1856, Tesla nació de padres serbios en Smiljan, Lika, la actual Croacia. Su padre era un sacerdote serbo-ortodoxo, su madre era la inventora de unos cuantos aparatos para el hogar, incluyendo una batidora mecánica.

La propia habilidad de Tesla para visualizar detalles precisos de sus inventos comenzó en la infancia temprana. Cuando vio un grabado de acero de las Cataratas del Niágara, por ejemplo, se imaginó una rueda volteada por el agua; treinta años antes de que la planta hidroeléctrica se hiciera realidad.

Después de estudiar mecánica, física e ingeniería en Austria y Checoslovaquia, Tesla trabajó como ingeniero eléctrico en Hungría y Francia. Después, en 1884, emigró a Nueva York, donde se incorporó al laboratorio de Thomas Edison.

En un año, entre los dos desarrollaron la corriente alterna (AC). Edison intentó demostrar los peligros de la AC empleándola para electrocutar perros y caballos en demostraciones en público. Tesla respondió más tarde con una exhibición en la Feria Mundial de 1893 en Chicago. Tal y como Paul Auster escribe en su novela Moon Palace, Tesla, que medía dos metros y cuya figura llamaba la atención con su negro abrigo de corte clásico y su bombín: realizó trucos mágicos con electricidad, haciendo girar pequeños huevos de metal en una mesa, y lanzando chispas por las puntas de sus dedos.

Por supuesto, Tesla ganó la guerra de las corrientes. El industrial George Westinghouse finalmente le compró la patente para la energía AC. Y como dijo W. Bernard Carlson, profesor de historia en la Universidad de Virgina que en la actualidad escribe una biografía sobre Tesla: Era igual de popular, sino más, que Edison.


A %d blogueros les gusta esto: