Posts Tagged ‘música’

Rammstein, Palau Sant Jordi – Bcn / 14abril2013

28, abril 2013

rammstein

Crónica de concierto

Había muchas expectativas en esta gira de RAMMSTEIN. Una de las principales bandas de metal de los últimos 20 años de nuevo en la carretera, y presentando grandes éxitos nada menos. No sabemos lo que puede deparar el futuro, por lo que las tres citas en nuestro país se presentaban poco menos que ineludibles. A este Made in Germany Tour hay que sumar los siempre espectaculares directos de los alemanes, que decir que contentaron al público barcelonés se quedaría corto.

RAMMSTEIN no tienen las mejores canciones de su generación (que no se malinterprete esto, tienen muchos temazos), y además cantan en alemán, con lo que el 90% de su público no entiende lo que canta. Pero ahí están. Con un Manson en horas bajas, la de Till Lindemann es la única de las bandas de metal surgidas en los 90 que puede presumir de llenar pabellones a día de hoy. Y esto se debe, en buena medida, a sus potentes directos, cuidados al detalle (no es para menos, de otra forma podría peligrar la salud de los asistentes) y que no dan respiro.

Antes de la salida de los alemanes, DJ Joe Letz se ocupó de animar al personal con éxitos del grupo en versión techno. Digamos que el estilo de RAMMSTEIN, ese metal industrial bávaro, no desentonaría en una rave del Monegros Festival, pero el pobre no cayó en gracia. No fue muy buena idea meter a un tipo vestido de rapero, haciendo sonar canciones del grupo de esa forma, entre miles de personas con camisetas de SLAYERMOTÖRHEAD o GUNS N’ ROSES.

rammstein logo

Puntuales como un reloj, el telón del escenario se abría, y dejaba salir un humo que invadía las primeras filas. Mientras se disipaba, empezábamos a distinguir a los miembros de la banda sobre el escenario. ¿Todos? Faltaba Lindemann, que comenzaba a descender al más puro estilo KISS en una plataforma desde el techo, envuelto en un abrigo rosa chillón, con su pose inamovible característica.

El cantante acaparó el protagonismo en las dos primeras canciones, Ich tu dir weh y Wollt ihr das Bett in Flammen sehen?. El resto de la banda mantenía posiciones, y a partir de Keine Lust se volvieron más activos. Con todo el espectáculo de pirotecnia, plataformas, y el que monta su líder (la mayoría “a costa” del teclista Flake Lorenz), hubiera sido imposible prestar más atención, aunque todos tuvieron protagonismo, como las máscaras lanzallamas de Richard Z. Kruspe y Paul Landers.

Recuperaron algunos de los números más famosos de giras anteriores, como  la aparición de Lindemann caracterizado de carnicero en Mein Teil, y lanzando fogonazos al pobre Lorenz, que se escondía dentro de un caldero. También la sodomización de éste en varios episodios, que alcanzó su punto álgido en Buck Ditch, con ambos subidos en una plataforma, mientras el cantante le daba al suyo al teclista, y esparcir el resultado por el público, en cantidades industriales, por supuesto.

Uno de los grandes momentos del concierto fue la versión de Mein Herz Brennt, con sólo el piano acompañando a Lindemann. No fue mejor que la versión original, que considero uno de los temas más potentes de los teutones, pero sí que fue curioso, y desde leugo digno del show, con toda la teatralidad que desprendieron los dos intérpretes. Pero LA canción era la archiconocida Du Hast, que hizo temblar todo el pabellón, con 14.000 almas gritando el famoso estribillo. El tema parecía valerse por sí solo, que no necesitaba de ayuda pirotécnica, cuando de repente aparece el corpulento cantante con una metralleta que enciende unos fuegos artificiales que recorren el Palau, para volver y terminar en una explosión de luces y dinamita. El público, boquiabierto, no podía dejar de aplaudir.

Tras poco más de hora y cuarto, todos excepto Lorenz, que seguía tocando, se pusieron en fila, como un ejército, para despedir al público.Lindemann se dirigió por primera vez al público en toda la noche con un breve “Gracias, Barcelona, muchas gracias”, y desaparecieron. No tardaron mucho en volver, y descargaron tres últimos temas (Sonne,Ich will y Pussy) que terminaron de poner patas arriba el Sant Jordi, tras hora y tres cuartos de adrenalina.

Barcelona vivió la noche del domingo el que probablemente sea el show del año. Al menos en materia de metal. Con semejante parafernalia es muy difícil que un concierto de RAMMSTEIN decepcione. Podrían hacerlo a medio gas y seguirían sorprendiendo. Pero siguen disfrutando, porque en sus rostros de eficiencia alemana se podía distinguir sonrisas, incluso guiños entre ellos, sobre todo cuando, nunca mejor dicho, jugaban con fuego. No tocaron Engel, y habrá quien reproche que con ese precio bien se podrían haber esmerado en llegar a las dos horas, pero lo cierto es que sólo sonrisas de felicidad abandonaron el Palau Sant Jordi. Inolvidable.

samudra también estaba allí (samu & ruben)

ticket, rammstein 2013

Setlist de RAMMSTEIN en Barcelona:

  1. Ich tu dir weh
  2. Wollt ihr das Bett in Flammen sehen?
  3. Keine Lust
  4. Sehnsucht
  5. Asche zu Asche
  6. Feuer frei!
  7. Wiener Blut
  8. Mein Teil
  9. Mein Herz Brennt (Piano Version)
  10. Benzin
  11. Du riechst so gut
  12. Links 2-3-4
  13. Du hast
  14. Bück dich (Rammstein-Intro)
  15. Ohne dich
  16. Sonne
  17. Ich will
  18. Pussy

_______________________________________________________________________

Fuente: El lado oscuro de la luna

Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)

Jethro Tull’s Ian Anderson – Barcelona (Palau de la Música) 06febrero2013, Crónica del concierto

20, febrero 2013

thick_as_a_brick

ian anderson

samudra también estaba allí (samu+pau)
Cita ineludible para los fans de la MÚSICA con mayúsculas en Barcelona. Y nada menos que el Palau de la Música para recibir a uno de los grandes del rock progresivo, IAN ANDERSON. El líder de JETHRO TULL aprovecha muy bien los espacios de silencio de su banda, se ha plantado en España para presentar en cuatro ciudades su álbum Thick As a Brick 2: Whatever Happened To Gerald Bostock?(2012), continuación del mítico Thick As a Brick (1972), de JT.

Más de 2.000 personas albergaban el Palau, que mientras aún llegaban los rezagados se puso en marcha… sin darnos cuenta. Un par de minutos pasadas las 9, la banda que acompaña a Anderson se subió al escenario con unas gabardinas que confundieron un poco a los presentes. No fue hasta que empezaron a interactuar con el público cuando éste se dio cuenta de que el espectáculo había empezado ya, y sin casi tiempo para digerirlo, se encendió una pantalla en el centro y se apagaron las luces. El propio Andersondisfrazado de psiquiatra nos daba la bienvenida (un detalle, subtitular los  vídeos).

Tras la intro, el mítico rockero se plantó en un lateral del escenario, con su guitarra, y tras cantar las primeras estrofas de Thick As A Brick part 1, se colocó en el medio, entre la banda. El espectáculo estaba dividido en dos partes, una para cada Thick As a Brick, y al estilo de lo que ha hecho Roger Waters con The Wall, aunque con mucho menos presupuesto (obra conceptual, pantallas, “teatro”…). La primera pues, a los dos temas de más de 20 minutos de la obra de JETHRO TULLEl cosquilleo que invadía a los presentes cuando Anderson dejó apoyada su guitarra, se convirtió en aplausos y ovaciones cuando cogió su flauta, y regaló el primer solo con su instrumento favorito. Hay pocos artistas que saquen tanto rendimiento a un instrumento que no lleve 6 cuerdas, y Anderson es un de ellos.

La principal sorpresa de este espectáculo es que contaba con la presencia de un actor, Ryan O’Donnell, en un papel un tanto forzado, sobre todo en la primera mitad. Cantaba las partes de Andersoncuando este estaba ocupado con la flauta. El papel de O’Donell resultó un poco forzado, sobre todo en la primera parte, y desviaba a menudo la atención del público. No porque hiciera sombra al carisma y talento del protagonista, pero sus continuos paseos entre la banda no terminaban de ser verosímiles.

Por supuesto, el flautista más famoso del rock acapara las miradas, y daba la sensación de que él quería devolverlas todas. Se esfuerza en mirar a cada una de las butacas y a los ojos del que las ocupa, haciéndoles sentir parte del show. Sobreactúa cantando, pero lo hace de miedo. Y con su edad (65 años) es encomiable la energía que derrocha sobre las tablas. Aún pone la piel de gallina sosteniéndose sobre su pierna derecha, y moviendo la izquierda al compás de la música.

Como anécdota, en una de las proyecciones simularon una conexión por Skype con Anna Phoebe, en la que “se unía” a los músics con su instrumento. La violinista londinense no ha podido unirse a la gira por maternidad.

Pese a ser menos conocida su último trabajo, encandiló a Barcelona. Thick As a Brick 2: Whatever Happened To Gerald Bostock? está al nivel de las grandes de Anderson, incluida su predecesora. Y el hecho de interpretarla con la banda que la grabó, dotó al segundo acto de mayor energía. La banda (magnífica) se dedicó a tocar, dejando más de lado el aspecto teatral (lo que incluía a O’Donnell), y el Palau se calentó más. Aún así, esta vertiente más teatral no se perdió. E actor siguió interpretando varios personajes, ¡e incluso el líder bailó sin instrumentos!

Destacaron del segundo Thick As a Brick los temas Upper Sixth Loan Shark / Banker Bets, Banker Wins, que consiguió que el público acompañara con palmas, y Old School Song, que fue todo un recital deAnderson… y del guitarrista Florian Opahle.

Para los bises, el bueno de Ian reservó una sorpresa final. Nada menos que el Locomotive Breath, del mítico Aqualung (1971). La ovación, que duró minutos, fue bien merecida.

Un concierto de alto calibre, y uno de esos espectáculos que no sólo merecen la pena, sino que probablemente sean irrepetibles. Por la energía de Anderson, el fin de su carrera (en JETHRO TULL y por su cuenta) no parece cerca, pero es difícil que volvamos a ver en un sólo concierto estas dos obras maestras. Así que hay que sentirse afortunados.
_____________________________________________________________________

 Texto: Tomás Catalán (@t_catalan)

Fuente: el lado oscuro de la luna

Ian Anderson, sombra

Setlist de Jethro Tull’s Ian Anderson en Barcelona

Thick As a Brick, part 1
Thick As a Brick, part 2
From a Pebble Thrown
Pebbles Instrumental / Might-Have-Beens
Upper Sixth Loan Shark / Banker Bets, Banker Wins
Swing It Far
Adrift and Dumbfounded
Old School Song
Wootton Bassett Town
Power and Spirit / Give Till It Hurts
Cosy Corner / Shunt and Shuffle
A Change of Horses
Confessional
Kismet in Suburbia
What-ifs, Maybes and Might-Have-Beens
Locomotive Breathe

enlaces relacionados:

Molly Hatchet, Razzmatazz2 – Bcn (11diciembre2012)

22, diciembre 2012

Molly Hatchet Banner

Molly Hatchet

Crónica del concierto_______________________________________________

Los americanos de Florida, Molly Hatchet no defraudaron al personal congregado, no demasiado por cierto, calculo que unas 200 personas en la sala Razzmatazz II, en su primera visita a la ciudad condal.
Los sureños dispusieron de un sonido excelente en la hora y media que duró el bolo, y empezamos a disfrutar del evento después de la intro de Whitesnake Here I Go Again con Whiskey Man, tema que fue perfecto para empezar a calentar el ambiente.

Phil McCormack se desenvolvía bien sobre las tablas a pesar de su figura. Continuaron con It’s All Over Now, con un Bobby Ingram tremendo a las seis cuerdas y tirando púas al personal, Gator Country también sonó fabulosamente bien.
Dave Hubek, también demostró su gran valía como segundo guitarra, a pesar de su aparente lesión ya que al final del concierto se le vio apoyarse en un bastón. Siguieron con el tema Been to heaven – Been to Hell, que sonó muy compacta, y a continuación Fall of the Peacemaker, con un Tim Lindsey, bajista, que no paró quieto ni un momento, a pesar de su edad, y tremendo parecido con el actor de cine Sam Elliot. Continuaron con el tema Justice y demostrando el gran sentido humorístico entre ellos, el colofón final llegó con el tema que nunca falla en sus directos y dedicado a sus amigos Lynyrd Skynyrd, Free Bird, con toda la sala cantando, con un Bobby realizando un solo brutal y el personal aplaudiendo a rabiar. Se despidieron del publico con el tema Flirtin’ with disaster para finalizar su concierto con muy buenas vibraciones.

Todos contentos y satisfechos porque poco rato después, unos cinco minutos, toda la banda se fue al merchan y firmaron todo lo que les presentamos y se hicieron fotos con todos.

Gran noche de estos monstruos que llevan el Rock’ and Roll en la sangre.

______________________________________________________________________

Texto: Zumeitor Pitrusmai

 samudra también estaba allí

ticket, molly hatchet

enlaces relacionados:

doro, sala razzmatazz bcn (25noviembre2012)

26, noviembre 2012

CRÓNICA CONCIERTO______________________________________________

En esta segunda juventud que me ha tocado vivir, estoy disfrutando la música más intensamente que hace años, más de veinticinco, cuando mi juventud se empapó del espíritu musical de infinidad de grupos, Warlock entre ellos, que mojaba sin encharcar desde la distancia de los grandes estadios. Ahora esa distancia inalcanzable y anónima se ha convertido en cercanía y proximidad; el sudor de aquellas bandas legendarias que ahora descargan su adrenalina en recintos más pequeños como la sala Razzmatazz, siempre llenos de un público que no olvida, se mezcla con el mío. Ahora los artistas, aquellos mitos inalcanzables del pasado, te estrechan la mano y te invitan a cantar con ellos cuando tienen la deferencia, como siempre la ha tenido Doro Pesch, de acercarte el micro para compartir contigo su éxtasis más metalero. Toda una experiencia que recomiendo vivir siempre que se pueda.

Para caldear el ambiente antes de su aparición en escena, la alemana aprovechó la profesionalidad de Seven, una banda checa que demostró muy buenas maneras en el escenario. Presentando en Madrid su última placa, la titulada “Freedom call”, el grupo siempre estuvo cercano, preocupado por agradar con su técnica y sus poses a un público también muy entregado y dejándonos a los presentes, en su media hora de actuación, muy buen sabor de boca. Muy recomendables en directo.

A las nueve y cuarto de la noche salía al escenario una guapísima Doro Pesch, para demostrarnos a los que no quisimos perdernos su concierto que, como el buen vino, su fuerza escénica y vocal se conserva con el paso de los años. Una bonita introducción enlazó con el tema “Hellraiser”, al que dieron continuidad tres canciones rescatadas de su pasado en Warlock – “I rule the ruins”, perteneciente a su exitoso “Triumph And Agony”, “Burning the witches”, de su álbum debut con los germanos y del que también tocaron “Metal racer”, y “Fight for rock” -. Para entonces el público, entregado como nunca he visto, ya comía de la mano de Pesch.

“Os quiero, Barcelona”. El repertorio de la teutona se nutrió tanto de canciones de su periplo en solitario como de su pasado musical en Warlock; temas todos muy aplaudidos y coreados como “The night of the Warlock”, “Hellbound”, “True as steel”, “Rise your fist in the air”, el primero de los dos que tocó de su hasta la fecha última entrega discográfica – el otro fue “Hero”, muy aplaudido por el respetable y que Doro, lanzando un beso al cielo, dedicó a la memoria del inmortal Ronnie James Dio , memoria que los presentes recordamos coreando su nombre -, o la entrañable “Fur Immer”, que el público cantó con el sentimiento que el tema merece y que la incombustible Doro introdujo con unas emotivas palabras: “sois una gran familia de heavy metal”.

“We love you…Os quiero”, no paraba de gritarnos la alemana desde el proscenio; el escenario se quedó pequeño para tanta adrenalina como descargó la banda, muy conjuntada, profesional, y que arropó en todo momento a la diva: Bas Maas (que sudó y se divirtió bromeando con el resto de sus compañeros) y Luca Princiotta, a las guitarras, Nick Douglas, al bajo y a los teclados, y Johnny Dee, que no dejó de aporrear su instrumento con la precisión de una máquina de coser. Su solo de batería, con guiños a los británicos Queen, fue muy aclamado por el público. Completaron un inmaculado repertorio los temas “Earthshaker rock”, que sirvió de comodín para presentar a la banda, el himno “We are the metalheads”, “Breaking the law”, cover de Judas Priest con el que la gente disfrutó a rabiar y que enlazaron con “All we are”, uno de los clímax del concierto con el que se puso punto y seguido a una intensa primera parte de actuación. Sin abandonar el escenario, Doro se reservó para el final los temas “Metal tango”, “Unholy love”, y “Bun it up”, incluido en su disco del año 2000, “Calling the wild“.

A pesar de haber visitado nuestro país en casi todas sus giras, el público sigue apostando por la de Dusseldorf porque sabe que los conciertos de la alemana son sinónimos de calidad. Doro, ya te echamos de menos.

Texto: Amado Storni / Fotos: K.

CRÓNICA PERSONAL ______________________________________________

Con puntualidad alemana Doro Pesh se presento ante una sala razzmatazz practicamente llena enfundada en traje negro  y remaches, rubio platino y una energía desbordante a la vez que envidiable. su estatura nunca le fue impedimento para reinar en el heavy metal durante los años ’80 y en la actualidad una legión de metaleros enamorados de su rasgada voz y su entrega en los escenarios. de principio a fin, en casi 2 horas ininterrumpidas de concierto se revisó toda su trayectoria musical desde  sus inicios con Warlock, su etapa en solitario y su ultimo trabajo “Raise Your Fist”.

de los músicos que la arroparon perfectamente en todo momento, destacó por méritos propios el baterista Johnny Dee que salió al escenario con camisa negra y corbata rojo pasión, ya en la segunda canción lucia torso desnudo y con contundencia  medida niqueló un conciertazo que remató con un “solo” de bateria que me dejó una gran sonrisa y un buen sabor de boca pocas veces experimentado; al final acabó colgado boca abajo de una de las vigas de la sala razzmatazz.

gracias doro por esta magnifica noche de heavy metal!.

como comentario negativo decir que para salir de la sala se formo un tapón al colocar la mesa del merchandising enfrente de la barra estrechando sobre manera el paso de salida provocando aglomeraciones. en otros conciertos he visto las mesas de merchandising colocadas fuera de la sala. cuando todavía esta presente en el recuerdo de todos los sucesos de la sala Arena de Madrid se deben cuidar todos los detalles, por favor.

 samudra también estaba allí

enlaces relacionados:


A %d blogueros les gusta esto: